Maya Ixil, espera ser una de las primeras cooperativas de café en Guatemala que exporte café orgánico tostado y molido…

Escrito por Caitlin Mendenhall. 

Cooperativas de café se están haciendo más y más popular en Guatemala, pero la Cooperativa Maya Ixil es único. El proceso normal para exportar café es enviarlo antes de tostar. Ya en el país destinatario, un intermediario lo tuesta y empaca para vender. Para el próximo año, Maya Ixil espera ser una de las primeras cooperativas de café en Guatemala que exporta café orgánico tostado y molido directamente a los clientes en otros países, sin intermediario. Así pueden apoyar mejor a sus 223 productores y mejorar las condiciones de vida de sus familias.

El espíritu de hacer algo diferente y el reto de atraer un cliente directamente es lo que llevó Francisco Córdoba, un empleado y productor de Maya Ixil al programa de cultivación de empresas sociales en Filantropis. Francisco empezó con la cooperativa hace cinco años como productor de café. En estos años, la venta de su café y su participación como trabajador en la Cooperativa le ha dejado comprar más terreno, construir su casa, y estudiar en la universidad. En el 2018 se integra con el equipo de seis personas de Maya Ixil, pero ya ha hecho mucho en poco tiempo. Participó en la cultivación con Filantropis como representante de su organización y su equipo le pusieron a cargo de implementar los cambios que proponía. “He aprendido mucho con Filantropis. Todo lo que he aprendido, lo he llevado a mi organización y les ha encantado, así que estoy muy motivado.” 


Francisco Cordova; presentando su pitch «Café Maya Ixil» en el Bootcamp Filantropis en Antigua Guatemala.

Francisco se encarga de tostar y empacar el café, pero una gran parte de su rol en la cooperativa es el mercadeo, lo cual fue su enfoque principal en la cultivación con Filantropis. “Yo no tenía mucha experiencia en cuanto al mercado. Salía a hacer promociones pero yo no sabía qué decir. Cuando me asomé a Filantropis me di cuenta que si es muy importante conocer las preferencias del cliente. Ahora siento que puedo hacerlo mucho mejor. ¡Ya tengo alas! Con la metodología que nos inyectaron, pude ponerlo en práctica y actualmente estamos creciendo en venta.” Los asesores de Filantropis le ayudaron a actualizar el imagen empresarial y el nuevo logotipo, crear promociones más llamativos, cuentas en Redes Sociales y conocer el perfil de cada cliente para atraerles mejor. Después de terminar la cultivación en Septiembre 2019, Francisco anunció que la cooperativa ya había sobrepasado las metas de venta que habían fijado para todo el año.

Francisco recientemente ganó el segundo premio en el Bootcamp de Emprendimiento Social de Filantropis. ¡Sorprendió su equipo, presentándoles con el premio! Ahora tiene la meta de devolver un poco de apoyo a Filantropis, contando sus experiencias a otros en la comunidad para que se animen a unirse al programa. Los deseos de Francisco para Filantropis son “que no se desaparezca el programa porque realmente apoya bastante y fortalece, no sólo a la economía local sino a otras personas fuera del área, también, porque el mercado es muy integral.”

Una nueva estrategia de mercadeo que Francisco está implementado es entrevistar a los productores mismos y usar sus historias para motivar a los clientes. “Todos los logros que hemos tenido, lo debemos a los productores. Así que estamos haciendo un historial de nuestros asociados y es justamente lo que vamos a enviar atrás de nuestro empaque. Por ejemplo, uno de nuestros fundadores empezó la cooperativa hace 20 años con una finca pequeña. Hoy, ha duplicado su terreno y se a graduado dos de sus hijas en la universidad.” 

Pedro Jeremías
Catador de Café «Maya Ixil»
Evento: Feria de Negocios/Filantropis

Con el aumento de la demanda, creado con la ayuda de Filantropis, Maya Ixil ha tenido que aumentar también la producción, usando asesoría técnica y apoyo holístico. Empleados técnicos que pasan por cada finca ofreciendo apoyo personalizado para los productores. Cada asociado ya sabe guardar su basura para hacer abono orgánico lombricompost. Maya Ixil también cuenta con una cooperativa de miel y usan las abejas para polinizar las cosechas de café. Francisco explica que la cooperativa está apoyando a toda la familia, “Como somos una asociación no lucrativa, todo lo que ganamos usamos para mejorar las vidas de los productores, tanto como sus esposas y sus hijos también. Los jóvenes son el futuro de la cooperativa, entonces participan en talleres sobre nuevas técnicas de cultivo, las mujeres están formando grupos para tejer y aumentar el ingreso de la cooperativa entera.”  

El equipo ahora está dirigiendo su vista al futuro. Para empezar a exportar café tostado y molido a otros países, están trabajando duro para tramitar las licencias, comprar un tostador automatizado, y hacer conexiones internacionales. Ya tienen una cliente prospectiva en Alaska quien ha visitado la cooperativa y está animada de comprar café directo de los productores. “Se ha enamorado por el proceso que le damos al café y quiere apoyar a los productores porque realmente no hay muchas entidades que se preocupen sobre lo que hacen nuestros agricultores.” Francisco reconoce que la meta de vender a los Estados Unidos y Canadá sin un intermediario es grande. Sin embargo, está muy motivado. “Vamos a romper las cadenas de tener que usar un intermediario. Es un reto grande, pero lo podemos hacer porque lo hacemos de todo corazón. El beneficio va directo para nuestros productores y lo merecemos porque nuestros métodos orgánicos conservan al medio ambiente”.